Archivos para mayo, 2015

Obstáculos

Publicado: mayo 4, 2015 en Uncategorized

Hoy, mientras me adentraba por esas escaleras a mi consulta habitual de rehabilitación me he quedado parada apenas un segundo pues uno de los muchos cuadros que cuelgan y otean la miríada de visitas que cruzan ese pasillo ha llamado de manera muy insistente mi atención.

Era un cuadro en tonos fríos, azules, negros y grises. Poco definidas las figuras, mínimo había 6, simplemente siluetas que destacaban sobre el fondo. Las más pequeñas, lejanas, más difusas. Creo que eran tres y observaban lo que viene siendo el punto de atención central de la obra. Una pareja, sin muchos rasgos, pero dotadas de un calor que eliminaba por completo la falta de personalidad de ambos. Cada uno llevaba su senda marcada frente a sus pies y en el centro se veían sus manos agarradas, mostrando una fuerza y una sensación que casi me ha causado hasta ahogo.

En ese instante me he detenido a descubrir detalles y me he dado cuenta que a poca distancia de esas manos entrelazadas se alzaba una columna, como marmórea y totalmente insalvable.

La desazón me ha hecho sonreír tristemente un instante. Pobres desgraciados. Para solventar ese problema no tienen muchas opciones. Es más, para mí y mi raciocinio no hay más que dos.

Uno de ellos debe abandonar su camino para pasar al camino del otro y así, probablemente, acabar en una meta, un lugar o una situación que no quiere. Sacrificar sus sueños y avatares por acompañar a ese otro ser que no anhela abandonar. Vivir otros instantes, sufrir otras decepciones y andar otros kilómetros que igual no desea ni necesita. Y, desde luego, en el momento en el que toma esa decisión asumir todas las consecuencias que pueda acarrear.

O bien, si la cobardía o el egoísmo prima por encima, deberán soltarse.

Soltar esas manos que hacían emanar de ese cuadro una calidez increíble para lo frío y deshumanizado que parecía en un primer instante. Soltarse de la persona a la que quieren para seguir su camino y que el otro también pueda seguirlo. Adoptar una posición sumisa y realista ante la pena y el dolor y perder por un instante, o para siempre, al ser amado.

Entonces una voz ha dicho mi nombre, ha hecho desaparecer todas mis elucubraciones y me ha traído de vuelta al mundo real. Intentaré sacarle una instantánea, por si algún día todas esas conclusiones pueden hacerme falta…

 

0a.1.AmandoAAnshelinaDosManosUnidas.