Archivos para enero, 2015

Del egoísmo y el altruismo

Publicado: enero 29, 2015 en Uncategorized

EL EGOÍSMO: CARACTERÍSTICA INHERENTE A LA ESPECIE HUMANA

Comenzaré dando la definición que recoge la RAE sobre el término “Egoísmo”:

egoísmo.
(Del lat. ego, yo, e -ismo).
1. m. Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás.
2. m. Acto sugerido por esta condición personal.


Atendiendo a la acepción recogida en la Real Academia Española, podríamos considerar que esta condición no es exclusiva del ser humano y que se presenta en las demás especies animales. Todo el reino animal sin excepción presenta esta característica desde el momento en que se le dota del instinto de supervivencia. Este instinto hace que el individuo actúe como ser individual en los momentos en que su vida está en peligro, desatendiendo de esta manera la circunstancia de cualquier otro sujeto. El Hombre no se libra de este instinto de supervivencia pese a que en la época actual parece quedar más enmascarado.

Cómo se ha dicho, la condición egoísta se da en todas las especies animales al estar éstas dotadas del instinto de supervivencia. Pero en el ser humano esta condición se hace más ostensible cuando dicha característica es llevada al ámbito social. Los grupos humanos se basan es dos grandes aspectos, los sociales y los económicos. Normalmente es en el aspecto económico en el que esta abyecta condición se aprecia notablemente. En la actualidad el sistema económico que rige la globalidad mundial es el llamado “ sistema capitalista”. Este sistema presenta sus pros y sus contras. Es liberal al ofrecer libertad de actuación con ciertos márgenes preestablecidos de antemano pero crea desigualdades sociales. Existen otros sistemas económicos que facilitan el reparto de la riqueza y en consecuencia la supresión de desigualdades en la sociedad pero sin embargo no dan libertad de mercado como en el anterior.

El sistema capitalista ofrece , como hemos dicho, libertad para actuar con nuestro dinero y con el dinero de otros, como es el caso de lo bancos. Como se trata de un sistema establecido por convención humana, esto es, por legislación legal consensuada por quienes nos dirigen, no podríamos hablar de incursión en delito al hacer uso de este sistema económico. Pero es un sistema que socialmente fomenta que el humano presente su condición egoísta. Por tanto es un sistema que deja a relucir la verdadera condición del ser humano y que bajo la máscara de la acomodación natural dicha condición puede llegar a no percibirse lo suficiente, pero está fuertemente presente.

Cualquier tipo de acción humana por altruista que esta parezca no deja de ser motivada por la abyecta condición egoísta. La mismísima madre Teresa de Calcuta buscaba satisfacer sus creencias y valores religiosos, porque eso le hacía sentirse bien consigo misma. Así por ejemplo, el acto de dar una moneda a un indigente no es más que una acción motivada por el ánimo de sentirnos bien, porque no dándole esa moneda nos sentiríamos mal y ante todo quienes no queremos sentirnos mal somos nosotros. Por tanto estamos dando la moneda al indigente para sentirnos bien nosotros. Y aunque del verdadero motivo o trasfondo de la acción no seamos conscientes, nuestro subconsciente si se percata de ello y se convierte en el verdadero responsable del acto. En este tipo de acción se produce un hecho que no se da en las acciones totalmente egoístas y es el de hacer que mediante nuestra acción otro u otros se beneficien, aunque no sea el principal motivo que nos condujo a la acción. 

Por lo tanto………
lobo-oveja