Archivos para noviembre, 2013

Sin rumbo

Publicado: noviembre 19, 2013 en Uncategorized

Hay días como hoy
que tomaría mi mano
y echaría a andar.
Sin rumbo,
en busca de mi ser mas íntimo.
Me sentaria en el camino
escribiría unos versos
dedicados a nadie..
Hay días como hoy
que vaciaría mi cabeza
de pensamientos y tristezas,
de sueños no cumplidos
y sentada en el camino
miraría el horizonte
sin pensar en nada.
Dejaría que el viento fresco
acaricie mi cara,
despeine mi pelo
y así como al descuido
me permitiría seguir mi camino.
Sin rumbo, sin destino
hacia donde la vida me lleve.
Sin pensar, sin sentir dolor,
sin preocuparme por nada.
Pero la vida sigue
y sólo es hoy
sólo un día como hoy.
Mañana ya habrá pasado
y todo será presente
y mi alma estará calmada.

Ecos en desuso

Publicado: noviembre 17, 2013 en Uncategorized

A veces se detona el olvido en lo más recóndito del pensamiento y la mente se nos llena de recuerdo.

Explota cuando menos lo esperas, con violencia en tus adentros deflagrando en mil esquirlas los pilares que te fijan al presente, que te amarran a este hoy. Dulce como la margarita que hilaste a la trenza de aquella niña, triste como sólo el triste su tristeza advierte… El olvido estalla en lo profundo del ánimo ensordeciendo el ahora y lo inunda, lo anega hasta rebosar el horizonte de tu juicio.

Entonces tú, que vuelves a verte frente a ese parque que cada año te encuentra un poco más viejo, reposas la mirada en una nube vagabunda y palpas el abandono del niño que fuiste, su huida sin delicadeza hacia ninguna parte mientras notas que se rompe otro trocito de ti, como si lo hubieras desatendido todos estos años y ahora tarde corrieses ya a atraparlo.

El ascenso infatigable de la vida te obliga a desamparar pedacitos de ti a orillas del futuro, astillas desatendidas de una edad remota que te quiebra los adentros, como si fuese aquella la única vida, la sola cierta y verdadera en nuestra inagotable sed de felicidad. Porque en el fondo todos soñamos con lo mismo… Porque a menudo ya no somos tan distintos, va un recuerdo de gaviotas y te empantana en pleno día mientras contemplas cómo todo ha cambiado para siempre jamás, como si de un frenazo seco volcara el mundo y sus mañanas en un solo amanecer.

Toda la perfección de la vida, su magia encadenada está encerrada en una pompa de jabón, un delicado rebesar de bocas que se amaron… El despertar sin fin que dejó triste al rompeolas. A veces va y revienta el olvido en lo insondable del alma para esparcir de nostalgia su vacío; atrona en lo vasto del ser y nadie escapa a su rugido.

A veces, sólo a veces, un latido en desuso resuena más que un corazón podrido de latir.

Tiempo perdido

Publicado: noviembre 17, 2013 en Uncategorized

Nadie supo de ti. Nadie alcanzó a imaginarte como yo lo hice. Nadie en este mundo soñó despierto el sueño de soñarte aquí, a mi lado, mientras discurría el gentío en los aledaños de un abrazo tuyo.

Has de saberlo. Saber que yo sigo aquí, enredada entre tanto tiempo, aguardando un no sé qué que me abra el paso hacia tu vida pasada, aquella que de lejos compartimos, como si acaso fuera ello a ser cierto de nuevo. Y tal vez me hayas ya olvidado allá en los brazos de cualquiera, quizá no sea más que un nombre pronunciado en tu otra boca. Pero te espero. Te espero sin saber por qué lo hago, tratando de olvidar mi lugar en el mundo, porque no quiero aprender del tiempo, de esa pericia del hábito que todos practican, no; yo quiero ser la loca que sigue colgada de las nubes mientras cae la tarde, la que retoza traviesa en tu recuerdo alado mientras la prisa le devora la vida a la concurrida muchedumbre.

Yo sueño porque sé soñar, porque siempre supe hacerlo de la mano del aire, porque nunca me importó ser alguien así. Porque te necesito aunque tú jamás lo sepas y callarlo no me convierta sino en esta pobre tonta en busca de nada que le escribe al tiempo perdido.

Nadie supo de ti. Nadie y yo le di un zarpazo al cielo para volcarte las estrellas… Sólo quería que lo supieras, que uno quiere por encima del universo, tanto a veces como para no revelarlo, para encarcelarlo en el pecho hasta el fin de los días. Se quiere amor… tanto como para no ser en ti algo más que nada.

Bendito insomnio

Publicado: noviembre 12, 2013 en Uncategorized

Será que hace tiempo que no pensaba en otra persona antes de cerrar mis ojos…

 

 

Será que a veces el insomnio es el dulce castigo a una grata y feliz compañía vespertina…

 

 

Será, será, como un pudo ser, o un quizás, palabras que despiertan la imaginación e inventan paisajes a día de hoy imposibles.

 

 

William Shakespeare se equivocaba, la dicotomía de la esencia humana no debe centrarse en el Ser, sino en el Fluir; fluir o no fluir, confiar ciegamente en la llegada de un destino idílico o ir en busca de aquello que uno anhela. Hoy elijo fluir, mañana no lo sé, debe ser que el insomnio es un pequeño peaje a pagar por jugar a crear mundos de ensueño.

 

¿Hay culpables? ¡siempre! ¿no dicen que la culpa siempre es de los demás? tendré complejo de sheriff, sólo me falta ofrecer recompensa por capturar a: circunstancia, tiempo, momento… ¡Sí! ¡sí! ¡ellas! cómplices imaginarios, burdas excusas para no enfrentarme al verdadero villano de toda esta historia, la cobardía, el único responsable de tanto quizás y pudo ser.

 

Supongo que hoy cerraré mis ojos, elegiré fluir entre mis sueños, espero que estés tú, y esperaré al nuevo día… quizás mañana me deshaga del villano y quizás en este acto de valentía me libere lo suficiente para dejar de ser una niña y pase de jugar a crear mundos de ensueño perfectos.

 

skye

Agotando ando…

Publicado: noviembre 11, 2013 en Uncategorized

Revelando ando
al corazón y a la razón,
que las señoras horas
de mi vida ida,
descosido y cosido han sido,
y agotamiento, no miento.

Convencida pero vencida
porque deshizo e hizo,
viviendo y viendo
que barrera ya era,
manifiesto esto
sobre la mesa esa:
Mi decidida ida,
un hasta luego sin ego
un recuerdo cuerdo.

Caminando…

Publicado: noviembre 10, 2013 en Uncategorized

Por ello, decidí caminar…

No me puedo quejar de la vida. No me puedo quejar. Me siento afortunada por compartir mi día a día con bellísimas personas que me valoran y me quieren por hacer algo tan sencillo y nada forzado, como es ser uno mismo. A pesar de mi envidiable fortuna, algo chirría, algo falla. Parece como que el fuego pudiese humedecerme y el agua fuese capaz de quemar cada recodo de mi cuerpo. El vértigo está a ras de suelo y la tranquilidad y la seguridad se encuentren en las cornisas de los imponentes rascacielos. El día es oscuro y la noche, luz. Nada es real, lo sé, pero empiezo a dudar.

Por ello, decidí caminar….

Tengo miedo, aventurarse a lo nuevo es capaz de acobardar hasta los espíritus más tenaces. Saber que la soledad será mi fiel mochila de viaje acrecienta esta sensación pero a pesar de saber lo duro que será jugar esta nueva partida, como jugadora quiero saberlo y me debo a ello. Tuve un sueño o quizás el sueño me tuvo, no lo sé. Soy conciente que soy la que no se atreve, la que nunca me atreveré a ser. Soy la que temo y siempre temeré, la que deseo y nunca dejaré de desear.

Por ello, quiero romper las cadenas de mi presente y hoy sé que voy a caminar…

Serenity

Publicado: noviembre 8, 2013 en Uncategorized

¿Dónde se fue la tranquilidad?

image

Estaba conmigo de la mano, hace un rato. Me sonreía, como una hermana y confidente. Siempre ha sido cariñosa, y se ha alejado en algunos momentos, pero siempre ha vuelto.

Pero esta vez tengo miedo de que no vuelva.

Parecen lejanos los días en los que mi vida seguía un esquema, en los que pensaba en el futuro y veía mucho más allá. Ahora lo más lejano que veo es que mi cama me estará esperando, quizá más fría que ayer. Fría porque dejo allí mis pensamientos oscuros. Fría porque no hay sueños que contar.

La tranquilidad me ha abandonado, dejando mis propósitos bailar con la locura…